Medio maratón Irun

Te ayudamos a prepararlo

Historia y curiosidades sobre el maratón

El mundo del atletismo está lleno de disciplinas y carreras diferentes, pero si hay una que puede ser considerada como la prueba reina esa es la maratón, una carrera de 42,195 metros. Es una carrera para la que muchos atletas se preparan durante mucho tiempo y así poder participar en algunas de las más famosas del mundo como la de Nueva York, Minneapolis, Chicago, Berlín, Londres o Tokio entre muchas otras.

Maratón: historia y curiosidades

La maratón se lleva a cabo sobre un recorrido de 42,195 kilómetros y normalmente se suele hacer sobre circuitos urbanos. Para participar en una carrera tan exigente como esta hace falta una buena forma física y mental, siendo la prueba más dura de todas cuantas se celebran en el atletismo.

Historia y curiosidades sobre el maratón

¿Por qué esa distancia?

Según la historia, esta distancia fue la que recorrió un soldado ateniense llamado Filípides desde la playa de Maratón para anunciar la victoria de los atenienses sobre los persas. Se estima que la distancia fue de entre 35 y 40 kilómetros, la cual la hizo sin parar.

Esta historia fue recuperada para los primeros Juegos Olímpicos del año 1896 y como homenaje a este soldado y a la antigua Grecia se eligió la distancia recorrida.

A pesar de ello, la elección de esa distancia parece ser más reciente, exactamente del año 1908, cuando se celebraron los Juegos Olímpicos de Londres. La distancia fue modificada para que la reina pudiese ver la salida y no se mojase dado que llovía mucho. De esta forma se pasó de los 42 kilómetros hasta los 42,195, solo por ese detalle.

Finalmente, esa distancia fue aceptada por la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) y desde aquel momento es la que se recorre en la maratón actual.

Una de las muchas curiosidades sobre esta carrera es que el primer ganador de los primeros Juegos Olímpicos de la era moderna, de 1896 no fue un corredor experimentado, como podían ser el británico Teddy Flack o el francés Albin Lermusiaux, sino Spiridon Louis, un pastor y vendedor de agua callejero de Atenas.

Consiguió hacerse con la medalla de oro y fue la única carrera en la que participó en su vida, convirtiéndose así en un héroe nacional. Hoy en día el Estadio Olímpico de Atenas lleva su nombre como homenaje a este humilde griego.

Hasta el año 1984, con la celebración de los Juegos Olímpicos de Los Ángeles, la prueba de maratón solo estaba reservada para los hombres, pero todo cambió en aquel año.

La primera campeona de maratón fue la estadounidense Joan Benoit, quien hizo un crono de 2:24:52, en una carrera en la que solamente participaron 50 mujeres, muy pocas si se compara con la prueba masculina.